En multitud de circunstancias es necesaria una correcta y actual valoración de su empresa, pero ¿en qué ocasiones necesito valorar mi empresa?

Si desea realizar una compra o una venta de la misma, si desea planificar las herencias de los socios, si existen conflicto entre las partes y es necesario un proceso de arbitraje, si existen incentivos remunerativos en  virtud de un crecimiento del valor de la propia compañía o si existen un proceso de reorganización societaria por el cual uno de los socios desea salir de la compañía, por poner algunos ejemplos, es necesaria esa valoración objetiva y real.

Para ello ponemos a su disposición un equipo de abogados y economistas que analizarán la situación financiera actual de su compañía para darle un valor, bajo el cual usted pueda empezar a dar soluciones a situaciones tan delicadas como las planteadas anteriormente. Consúltenos para iniciar el proceso de valoración de su empresa.

También le asesoramos en: